Ortodoncia Valencia Precio

Ortodoncia en Valencia

“El precio es lo que tú pagas. El valor es lo que obtienes”. Warren Buffet, inversor americano. ¿Qué importancia tiene tu salud y el mantenimiento de tus dientes a lo largo de toda una vida?. ¿Qué valor tiene para ti tu aspecto, tu imagen, la impresión que los demás puedan llevarse de ti?. ¿Cuánto vale para ti tener una sonrisa de la que te sientes orgulloso y que enseñas cada día cientos de veces?.

Es fundamental considerar el valor que damos a cada cosa, que es subjetivo, individual, discutible, y varía de persona a persona, antes de pasar a juzgar el precio. Si la ortodoncia es cara o barata es una apreciación personal que depende de la trascendencia vital que cada uno dé a lo que obtiene tras pagar su precio. Reformarte el cuarto de baño puede costar desde dos a diez mil euros; irnos de viaje en vacaciones, comprarnos un traje o vestido nuevo, hacer un regalo a nuestra pareja o a nuestros hijos, etc…todo eso tiene un precio, que pagamos si le damos el valor correspondiente a lo que recibimos.

Soy perfectamente consciente de que, para mucha gente, el tratamiento de ortodoncia resulta un esfuerzo económico muy importante, y que otras muchas personas piensan que la ortodoncia es directamente cara. Desde luego, gastarse dos, tres o seis mil euros no tiene nada de regalo. Ahora bien, soy absolutamente sincero si os digo que, en diez años como especialista en ortodoncia, y después de haber tratado a cientos de pacientes, nunca he tenido un paciente que se haya arrepentido de haberse hecho la ortodoncia, o que me haya dicho que los dientes que luce ahora no valen lo que cuestan.

Esta anécdota que ahora os cuento es real y sirve como simpático ejemplo de lo que os comento: una vez un padre, que no acompañó a su hija durante las revisiones de la ortodoncia, acudió con ella a la cita de retención, cuando ya habíamos quitado los aparatos y me dijo “Cada día que veo a mi hija con ese sonrisón perfecto que le ha quedado, y ahora que ya he terminado de abonarlo todo, tengo que decirte que me parece barato: habría pagado más, David, que lo sepas ¡¡Pero ahora ya es tarde para ti!!”. Evidentemente bromeaba, pero me alegró el día. La ortodoncia cuesta poco, bastante o muchísimo dinero y es un gasto innecesario o una inversión excelente.